Le ponemos barreras al dolor creyendo que huimos de él, pero una vez encerrados nos damos cuenta de que no estaba fuera, sino dentro de nosotros mismos.

Es fácil sentir que nos vamos a ahogar, pero lo cierto es que hemos sido creados con la capacidad de crecer en medio de todo esto. Podemos convertir nuestro peor escenario, en algo hermoso y lleno de luz. Basta con que así lo decidamos.

No es fácil, requiere trabajo, y lágrimas. Pero como Paul Young señala: Nunca menosprecies la maravilla de tus lágrimas. Pueden ser aguas sanadoras y un torrente de dicha. A veces son las mejores palabras que el corazón puede decir.”

Podemos salir a flote. En el proceso nos daremos cuenta de que no sólo hay luz de amor incondicional, compañía y guía en el exterior; sino de que nosotros mismos contamos con luz propia. Luz que habita en nosotros y nos lleva a florecer.

Luz que nos motiva  a entregarnos con amor; sin temor a hundirnos de nuevo, porque ahora ya sabemos cómo crecer en medio del pantano.  Laura López.


LOTUS1LOTUS2LOTUS3LOTUS4LOTUS5LOTUS6LOTUS7LOTUS8LOTUS9LOTUS10